Pensamientos en voz alta

Espejo-de-deseoInesperadamente, entre tanta gente te acercaste hacia mí a contraluz, y en tu silueta adiviné una sonrisa al mirarme y reconocerme… o quizá con el acelerado palpitar de mi corazón dibujé la mueca que deseaba ver en tu sombra y nos sonreímos.

Pasaste cerca, muy cerca, casi a la distancia de un abrazo… no eras tú, ni tu sonrisa, tan solo mis ganas de verte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.