Pensamientos en voz alta

Siempre desee casarme con una rubia de ojos azules, de las de las películas, y vivir al borde de la playa a cámara lenta, con un perro empapado por las olas y unos niños que dejaran de hacer castillos en la arena para ir con los brazos abiertos a besarme.  Ahora que cumpliré medio siglo, sé que tengo más. Ella tiene unos ojos verdes que miran desde dentro, el pelo recogido del color que más le gusta y vivimos a la orilla del uno el otro. La vida pasa a toda prisa pero se llena de sentimientos que recuerdo poco a poco, de más libertad que el aire libre, y me va colmando con su honestidad y respeto, de valores primordiales y alegrías mientras me hago más grande por dentro y más humilde por fuera.  Mis hijos me traen desvelos que intento desmigajar con ellos hasta convertirlos en alimento del alma, de la suya y la mía. Ahora más que desear sus besos aumenta mi deseo de quererlos. Hoy no cambio mi presente por aquellos sueños adolescentes. El vivir me ha enseñado a reconocer a las personas por lo que son y no por lo que parecen.

1 comentario en “A Mari

  1. Jose Ignacio me a encantado…
    A veces juzgamos tan de prisa, vivimos tan rápido que no nos da tiempo a saborear nos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.