Cuando suenen las campanadas solo será el fin del día, del mes y del año, pero no creas que se habrá terminado la pandemia, ni que habrá terminado tu precariedad laboral ni la política malintencionada, no. Los ricos seguirán siendo ricos y avariciosos mientras muchos pobres seguirán sintiéndose culpables de su pobreza. Seguirá Afganistán con un serio problema que nosotros vamos olvidando Seguirá el capitalismo explotando a los parias por un trozo de pan; que menos es nada. Seguirá creciendo el odio hacia el que piensa distinto por la obsesión de imponer nuestro criterio aun en contra de cualquier evidencia. Seguiremos mirándonos el ombligo para no compartir nuestra dicha. Seguiremos sin escuchar de forma activa, pensando en la revancha. Seguiremos comulgando con ruedas de molino con los ojos cerrados y con el mazo dando.

Cuando suenen las campanas, una noche más, solo pasarás de viernes a sábado. Los cambios no han de venir de fuera, ya hemos visto que ni la presión de una pandemia mundial cambia nuestra humanidad, los cambios han de venir desde dentro, desde la voluntad de construir para el bien de todos los que formamos parte de la descuidada tierra. La prosperidad sí no se puede compartir de forma equitativa no es prospera, es egoísta.
Ya sé que por muchos mensajes de amor y buenos deseos que inunden las redes sociales, mañana será todo igual y que llegara otro año nuevo más y otro y otro… llenos de las mismas reflexiones vacías que nos hacemos en este, solo si existe una voluntad real, de dentro hacia afuera, algo podrá mejorar.
Yo propongo un nuevo año en el que aprendamos a ser críticos desde la ignorancia, a aprender del que piensa distinto, a compartir de verdad a cuidar el mundo a ver a hombres, mujeres, niños, mayores, blancos, negros, cristianos, ateos y musulmanes como una sola humanidad. Todos tenemos los mismos derechos sobre el planeta y no hay soluciones vociferadas o resueltas en guerras, solo desde la tolerancia, la empatía y el sentido de humanidad tenemos una posibilidad de crear una vida próspera.

Sé feliz a partir de ahora y haz algo para que sea global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.