¿Quién es el que piensa los pensamientos?

Por José Ignacio Mena

15/05/2016

Quién es el que piensa los pensamientosDeepak Chopra, médico, escritor y conferencista hindú, se refiere a esto como la conciencia que hay entre dos pensamientos, durante el breve silencio que se produce.

Creo que la observación desde este espacio es el verdadero yo, el yo que está  sintiendo cómo existe el mundo, el que le da valor y significado a la existencia.

El mundo material, es distinto para cada observador y solo existe si alguien lo está observando. Un libro al caer al suelo no hace ruido si no hay alguien que lo escuche. Al caer produce vibraciones que de llegar a un oído, este las trasformaría en impulsos eléctricos y a través del nervio auditivo llegan al cerebro  donde entonces, solo entonces, si tenemos referencias anteriores, lo comparamos y adjudicamos el concepto «ruido»; incluso podríamos decir que ni siquiera ha caído si no hay observador. Quién te dice que el azul del mar se codifica igual, que se representa igual para ti que para mí en nuestro pensamiento. También es probable que su observación provoque paz en algunos, melancolía en otros, incluso miedo, dependiendo de cómo se hayan conceptualizado en nuestra memoria la información, el aprendizaje  y la experiencia que lo definen. La única verdad parece estar en la ausencia de pensamiento, cuando conseguimos, mediante la meditación o la abstracción, liberarnos de todo pensamiento y mirar al mar sin ninguna idea que nos condicione.

Por lo tanto este escrito que intento surja de entre dos pensamientos estará sin duda intoxicado de pensamientos que son fragmentos de la interpretación de mis conocimientos, quizá erróneos, y en consecuencia, estar de acuerdo con que mis pensamientos pueden ser erróneos implica aceptar que los tuyos también.

El mundo es sin duda una representación del espectro electromagnético que nos rodea, condicionado por los límites de nuestros sentidos, y con esta pequeña fracción de datos conformamos una vida de pensamientos y sentimientos en la que nos integramos pasando a ser también un representación de nosotros mismos.

Somos lo que pensamos.

Etiquetas:

Deja un comentario

*