¿Por qué existe algo en lugar de nada?

Por José Ignacio Mena

18/04/2018

Esta es una de las más grandes preguntas de la humanidad y fue planteada por el filósofo alemán Gottfried Leibniz en el siglo XVII. Aunque quizá “por qué” esté buscando un propósito y sea más interesante pensar en ¿cómo existe algo en lugar de nada? De la misma manera que vemos una luna y podríamos ver dos o ninguna; el mundo, el universo, los átomos existen como podrían no existir. Esta pregunta puede volver loco a cualquiera que intente buscar, en profundidad, la respuesta; algunos, detienen esta duda inventando algún dios que tome la decisión de crearlo todo de la nada, que yo no digo que no pueda ser, pero en ese caso podríamos establecer la pregunta dentro de esa conciencia como, ¿cómo existe Dios en lugar de nada? En definitiva, que sin entrar en establecer la autoría del todo, me gustaría reflexionar en el cómo. Los físicos, parece que también lo tienen, más o menos claro; sostienen que la nada, la ausencia de materia y antimateria –que no debe confundirse con el vacío– debía ser un estado normal “del todo” antes del inicio del universo, que es bastante inestable, lo que hace que de la nada sea posible que aparezca, ocasionado por un desequilibrio de energía, materia que de pie a un universo o quizá a infinitos universos, de aquí que ahora se plantee la posibilidad de los multiversos paralelos; pero esto es otra historia.

Es cierto que esta pregunta es muy compleja y quizá irresoluble; no podemos de manera empírica comprobar su origen, únicamente se pueden hacer hipótesis basadas en cálculos matemáticos dentro de las leyes de la física a la que están sometida la materia y la energía conocida.

Por otro lado, pienso, aunque esto no explica el cómo, que de no ser así, de no existir el equilibrio exacto o desequilibrio exacto que ocurrió en la nada antes del Big Bang, nada existiría y nadie podría hacerse o haberse hecho esta pregunta. El universo y nosotros mismos, somos una precisa casualidad de entre infinitas posibilidades, es decir que, solo porque existió una mínima desviación que dio pié a la formación del bosón de Higgs, existen las cosas y los cerebros capaces de concebir estas cuestiones.

Imaginemos que la nada está constantemente fluctuando –y no vale pensar que alguien o algo crearía la nada, no, la nada es nada; nada de materia, nada de energía, ni tiempo ni espacio, ni leyes físicas, ni dios; nada–, pero en un momento o en infinitos momentos se rompe, se desequilibra y puede o no formar un universo y este quizá se aniquila con otro desequilibrio opuesto, o que se crea un universo gaseoso y sin vida o gaseoso y con vida o cualquier combinación infinita de materia y energía dando paso a distintas concepciones del todo. Tengamos en cuenta que en la nada, no existe el tiempo, o lo que es lo mismo que no tenemos prisa para desarrollar el infinito. Quizá está la nada un gúgol de millones de nuestros años sin modificación y en un segundo de los nuestros, se desequilibra y explota un millón de veces, o el revés, da igual; tenemos la eternidad para conseguir un universo como el nuestro e infinitos universos parecidos o distintos. Pero solo nos hacemos esta pregunta, o solo somos conscientes de esta pregunta y su significado, porque existimos y somos capaces de hacerla.

 

Con todo esto quiero decir que la respuesta a esa pregunta yo la resolvería quitando el interrogante. ¿Por qué existe algo en lugar de nada? -Porque existe algo en lugar de nada

 

Deja un comentario

*