Más allá de la razón

Por José Ignacio Mena

31/12/2014

Sin-título-1Sí estas lleno de «noentiendos» y de «nomeexplico» ante la injusticia, la sinrazón, la mentira, la avaricia, el rencor, el desamor, la envidia… déjame que te diga:
El ajusticiado no está conforme con pagar ni el demandante con la condena. Las dos partes discuten con absoluta «surazón», la única razón. El que miente no lo sabe, no lo ve o -no hay que analizarlo tanto, dice. El avaro lo ha sudado y lo ha ganado y aún es poco, así lo siente. El rencor parece ley si te afecta en primera persona, superando la venganza a la afrenta. El que ya no ama necesita un culpable y la envidia cree que más es mejor y pasa la vida persiguiendo una zanahoria. Tan solo la honestidad de pensamiento, que no acierto a convertir en verbo, conoce otra verdad que se esconde detrás de la verdad, más allá de lo tangible, de lo explicable. Solamente desoyendo a la razón vigente y cerrando los ojos a lo aparente, aparece un sentido distinto, sin razones, sin porqués, sin criterio, sin miedo, sin prisa. Simplemente ves fluir la vida con todos los papeles, perfectamente interpretados por cada actor. Y así, en una perfecta armonía asincrónica, acontece la única vida posible, imperfecta para todos menos para quien no tiene «noentiendos» ni «nomeexplicos»

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

*