Sí nuestros criterios para valorar la vida, a veces no vale ni para juzgarnos a nosotros mismos, cómo pretendemos hacerlos valer para entender qué pasa por la cabeza de otros.
Con Contundencia

Ver entradas anteriores